Una japonesa llanera (+Vídeo)

Hoy, un domingo cualquiera, bien temprano, les quiero compartir esta bella música que nos regala desde el distante pero siempre presente Japón, una gran amiga: Mika Agematsu. Para quienes no han tenido el privilegio de concerla personalmente, les comento que es una hermosa jóven japonesa, o "una japonesa llanera", como diría el entrañable hermano José … Continúa leyendo Una japonesa llanera (+Vídeo)

Anuncios

Ay, amor… (+Vídeo)

"Amor, yo sé que quieres llevarte mi ilusión". "Amor, yo sé que puedes también llevarte mi alma. Pero, ay amor, si te llevas mi alma, llévate de mí también el dolor, lleva en ti todo mi desconsuelo y también mi canción de sufrir. Ay amor, si me dejas la vida, déjame también el alma sentir; … Continúa leyendo Ay, amor… (+Vídeo)

He vuelto…

"...me reconforta con cuánta inosencia unas niñas hermosas en #Cuba, convierten la desgracia en áreas de esplendor...". Por Daniel Guerra Domínguez. Hoy vuelvo a las calladas noches de tu ausencia y mientras duermes en la distancia de tus sueños, yo me tejo en la nube tus recuerdos y converso tus sonrisas y tu llanto. Hoy … Continúa leyendo He vuelto…

Abrazándole el alma, sin sonrojo: “Ante ti”

Me sorprenden los recuerdos de aquellos momentos intensos vividos, hilvanados en el duro bregar por amor y que hoy son de los afectos juicio perfecto; por eso te busco y te convido. Invito jubiloso al encuentro y repaso contigo lo vivido, y las cosas de antaño a que hemos asistido, mas quedo en el instante … Continúa leyendo Abrazándole el alma, sin sonrojo: “Ante ti”

Humedales

Cuando me piensas sientes como un río, navego suave en tus humedales tibios, aúpo la corriente que me lleva al vaivén, me paso y vuelvo a topar tus orillas que acaricio una y una, y otra vez. Sin jamás querer conseguir destino, mi barca a tus fronteras llegar quisiera, mas quedo en el cauce y … Continúa leyendo Humedales

De erotismo notable y carente de componentes perversos: “Y te cuento”

Tenías el rostro tranquilo, feliz y henchido de placer, en medio de la noche y su silencio, la penúltima del año y del sueño tremendo al que asistí, para llevarte, y te cuento. Sin saber cómo quedé allí, bebiéndome el aire de tu piel, tibia y fresca, con la nariz pegada a la antrepierna y … Continúa leyendo De erotismo notable y carente de componentes perversos: “Y te cuento”