#Cuba y los chambelanes de colores. Un punto de vista.

Aprecio que de manera intencionada y desde lo meditabundo se viene pretendiendo posicionar en Cuba, algunas corrientes ideológicas para evitar a sus ejecutores que la oportunidad les pase de largo. Tal parecieran arribar a un punto álgido de inflexión que los ubica “ni más allá ni más acá” de quienes marcan la pauta en la política nacional.

Lo cierto es que estamos en presencia de un lobby dirigido a exacerbar las bases ideológicas con una clara perspectiva de minar y fragmentar la unidad revolucionaria mediante algunos chambelanes de colores erigidos como arquitectos de posiciones evidentemente centristas y en apariencia de “no confrontación”, conductas que se desmarcan del contexto histórico que vive el país y los presenta como “actores mediático-políticos” de lo nuevo y no precisamente lo bueno.

Ellos tratan de evitar entrar en contradicción con la concepción de cómo los cubanos se hicieron socialistas y decidieron defender esa definición bajo el constante asedio externo y en medio de escenarios complejos en las diferentes etapas por las que ha transitado su Revolución.

Los chambelanes –aún a tiempo– no debieran enajenarse y desdeñar sus orígenes para adentrarse en el escamoteo ideológico y desde él querer hacer una praxis diferente, en tanto obvian la fundamentación teórico-práctica y los métodos que ha aplicado la Revolución Cubana en su devenir histórico, de cuyo valor emergió digna, en cuanto a ética y política. Solo el análisis consciente nos llevará a dilucidar las coordenadas para apreciar su importancia e interpretar la justeza de su proyecto social, uno de los más inclusivos conocido hasta entonces.

El ideario martiano, la concepción marxista-leninista y el pensamiento de los hacedores de la Revolución, que se sintetiza y tiene su máxima cristalización en el líder histórico Fidel Castro Ruz, serán siempre puntos de convergencia en cualquiera de los debates que se generen. La desmemoria conduciría, inexorablemente, al velo del pasado y a convertir en aplausos –desde la ignorancia– los postulados de quienes buscan anestesiarla para permitir inocular la ponzoña del odio, las bajas pasiones y hacerla navegar hasta caer anexada o facilitando anhelados cambios desde el pragmatismo foráneo.

Pudieran parecer fuertes y coherentes los debates que se generan en el voluptuoso campo de las plataformas digitales en internet, en medio de descalabros, crisis y estrategias geo-políticas, y de hecho lo son cuando se encuentra oposición seria o criterios diversos, pero los infestan al aparecer sus troles, con un bagaje indeseable, carentes de argumentos sólidos, basados en la conjura retórica de lo irreal e infundado, para contaminarlos con el estiércol mediático.

No se llamen a engaño los arrastrados por el silbido o la melodía gramática instigada desde posiciones engañosas. Los chambelanes les ilustran visiones “alternativas”, a partir de fenómenos y hechos suscitados en la cotidianidad, para consumirlos como desayuno caliente de la discordia y la crítica a todo lo que huela a ungir al Estado, al Gobierno, al Partido y a las organizaciones de masas del pueblo cubano y sus instituciones. Ellos socorren y aplauden lo adverso, incluyendo la creación misma de nuevas formas de gestión económica no estatal, pretendiéndolas oponer al sistema y presentarlas por sí mismas como salvadoras de la economía y la sociedad.

Veamos con luz propia las ideas, principios, esencias y reflexiones que nos aporten desde un diálogo enriquecedor, constructivo, complementario y catalizador de lo que vamos construyendo, para que nos alumbre en el avance irrenunciable hacia el socialismo próspero y sostenible propuesto.

En no pocas ocasiones hay personas de inestimable valor, reconocimiento y mérito social, que han caído en la telaraña de algún chambelán, y hasta se han hecho eco o aplaudido sin reparar en las verdaderas intenciones y la realidad que encubren sus textos, llenos de matices colindantes con el drama social y las carestías públicas e inculpan al sistema político y de gobierno.

En Cuba, las puertas siempre han estado y estarán abiertas para quienes desde posiciones de respeto vayan al diálogo sincero, al debate franco y enriquecedor, y no arropados de turbulencias engañosas dirigidas a socavar la unidad, ni quebrantar su Revolución. Hay que contribuir a formar sentido de vida y de actuación en el individuo y en cualquier grupo etario.

A los chambelanes, los convoco a dejar de serlo y a obrar con ética desde la sapiencia teórica y científica, con sentimientos y convicciones que sustenten la dimensión movilizadora de una actuación esencialmente humanista en ustedes mismos y para con la sociedad que los formó, no desdeñar de ella.

Los invito a emplear el sentido crítico, no se vayan por la tangente de servir a la conjura y al mejor postor, sería lo último y más deleznable en que caerían antes de convertirse en apátridas.

Aprecien el valor de enseñar a conocer y a sentir, de formar conciencia revolucionaria –en su más amplia expresión–- para contribuir a la transformación de la sociedad, cuyas dimensiones reflejen los intereses de todo un pueblo y no fragmenten nunca la unidad en torno a su vanguardia dirigente.

Sean más que pretendidos histólogos de la adversidad, constructores de lo nuevo junto a los verdaderos actores de la contemporaneidad política, económica y social del país, no carcoma ni arcoíris de escalas grises, que solo ofrecen un futuro incierto, escabroso y de guerra cultural, quizás lo nieguen, pero va dirigido a cercenar este proyecto de altísimo valor humano que es la Revolución Cubana, para asirlo al sistema opuesto que los azuza.

Nota del autor: Cualquier posible trayectoria entre A y B contribuye a la probabilidad de que una partícula se propague entre ambos puntos: ¡defínanse!

Anuncios

Ser joven

Quién se alimenta de ideas jóvenes, vive siempre joven

Visión desde Cuba

Foto tomada de Radio Baraguá Foto tomada de Radio Baraguá

Por Yander Castillo Salinas. ¿Qué es ser joven? Esta pregunta ha dado vueltas en la mente de muchos como un problema fundamental en la vida. No es exclusiva de aquellos que aún transitan por los años que comprenden la etapa. Todos hemos estado perdidos alguna vez, como resalta el viejo refrán, al que de joven sí ya no le queda un pelo.

Ver la entrada original 307 palabras más

La tercera opción en #Cuba: El drama de los equilibristas

Visión desde Cuba

Imagen tomada del blog La pupila insomne. Imagen tomada del blog La pupila insomne.

Por Raúl Antonio Capote.
Un poco de historia
Surgida en Inglaterra como intento por enmascarar y atenuar la depredación capitalista, acelerada tras la caída de los proyectos socialistas en Europa del Este, la doctrina de la tercera vía no ha generado, como profetizaron sus gurúes, las condiciones para que los millones de pobres del mundo sobrevivan, produzcan y consuman; se ha generado, eso sí, un deterioro brutal de las condiciones de vida, más pobreza, más insalubridad, más inseguridad.

Ver la entrada original 1.653 palabras más

#Cuba Declaración de blogueros cubanos #Cuba.

Cuba existe también en la blogosfera. Es el testimonio cotidiano y el pensamiento libre de una nación y de un pueblo en toda su variopinta cultura de resistencia y de vida. Justamente por ese patriotismo que nos identifica como comunidad, es que denunciamos las recientes declaraciones del presidente de los Estados Unidos por ofensivas e insultantes con nuestro pueblo.DCeykWhU0AEwflD 19114048_1869085670008516_3928583023068049784_nTrump  frena, retrocede, se descoloca en la historia,  asume la peor de las posiciones y lo hace rodeado de sujetos con un amplio prontuario criminal.

Los blogueros cubanos que suscribimos esta declaración, así como en su momento, seguimos y animamos el acercamiento entre las dos naciones, a pesar de sus diferencias,  rechazamos la vuelta al discurso ofensivo y la política de las cavernas, tantas veces  derrotada;  reprobamos  toda intención de fuerza contra la Isla, al tiempo que descalificamos a terroristas y políticos tramposos como interlocutores válidos para los cubanos.

jovenes-cubanos banderasEl presidente Trump ha de saber que su mandato no se extiende a Cuba  y  sus ofensas  en el show de la “era del hielo” solo sirven para reforzar el sentimiento antiimperialista, como una razón más de unidad. El trazo del camino seguido, y las cualidades de la rueda que le transita, son legítimos por la génesis popular que le dio vida, sin presión de ningún tipo, forjada desde el pueblo al que pertenecemos, y al cual se debe nuestro relato- sorprendente e impetuoso- de la vida tenaz en  esta tierra, que lucha día a día por una sociedad y un mundo mejor.

Quienes deseen sumarse a esta declaración lo pueden hacer a través de las diversas plataformas de Redes Sociales donde ha sido publicada o, reblogueandola en sus páginas personales.

Rafael Cruz. Turquinauta 

Karina Marrón. Espacio Libre de Cuba

Enrque Ubieta. La Isla Desconocida

Iroel Sánchez. La Pupila Insomne

Manuel Lagarde. Cambios en Cuba

Jorge Á Hernández Pérez. Ogun cubano  

Sin Oropel ni Garufa

Jorge Jeréz. Jorgito por Cuba

Luís E Ruíz Martínez. Visión desde Cuba

Recetas naturales de la abuela cubana

Julio César Moreno.Kokacub@ 

Carlos García CubaEconomía

Susana Acea. Una Profe en Centrohabana

Norelis Morales.Islamia 

Daniel Guerra. Sin Oropel ni Garufa 

Elier Ramirez Cañedo. Dialogar Dialogar

Raiza Martín Lobo. La Guantanamera 

Daynet Rodriguez Sotomayor. Ojos de Cuba

Show anexionista en Miami: “Aquí va la mía que es la de millones como yo”. Por Juan Fernández López

Después de dos años de acercamientos y pasos para la normalización de las relaciones entre Cuba y EE.UU., el Presidente Donald Trump protagoniza un Show en Miami para cancelar la política de su predecesor. Dijo el mandatario que los cubanos no tenemos voz. Aquí va la mía que es la de millones como yo, ciudadanos de un pueblo que ha resistido y vencido defendiendo nuestra bandera y el himno nacional cubano que nos honran, no el estadounidense que respetamos, pero no es el nuestro.

19247766_312733685839086_8607919085859994408_nUn discurso anticomunista que recordó los peores libretos de la guerra fría, con manipulaciones históricas de todo tipo y mentiras mal fabricadas, propias para un auditorio de viejos provocadores, terroristas, mercenarios y políticos ultraderechistas del actual gobierno, se encargó de presentar ante el mundo la desatinada decisión del mal asesorado Donald Trump de dar marcha atrás al proceso de normalización de relaciones con Cuba y retomar la fórmula de la coerción, el bloqueo, la presión política y el chantaje para en “corto tiempo” tratar de derrocar a la Revolución.

No hubo tapujos y después de encender los ánimos del auditorio, el representante anticubano Mario Díaz Balart; le sucedieron las promesas de Marco Rubio de destrozar la revolución en seis meses o seis años (un comentarista miamense apuntó que seis décadas con estos métodos fueron insuficientes); una consigna degradante del vicepresidente Mike Pence, lo ratificó en su ultraconservadora postura y como un acérrimo anticubano; una intervención del gobernador floridano que pasó inadvertida y no traducida por las televisoras, y el momento por todos esperados en la sala las ofensas, calificativos agresivos e irrespetuosos, que no tienen parangón entre mandatarios que le precedieron en las últimas décadas.

19114048_1869085670008516_3928583023068049784_nEn las propias calles de Miami la gente calificó el espectáculo como “politiquería barata de tercer nivel”. El show no podía ser de otro modo en el teatro de la Brigada mercenaria que fue derrotada en menos de 72 horas en Playa Girón; donde los gritos de la anexión y la resignación fueron evidentes cuando corearon en inglés una y otra vez USA, USA, USA… para apoyar las promesas de castigo y de pronto regreso al capitalismo en Cuba por un coro de esbirros de la tiranía, terroristas de todas las décadas ávidos de sangre, contrarrevolucionarios, flotipandilleros y los legisladores anticubanos que se vendieron como protagonistas.

Desconociendo la historia de Cuba, Trump en tono amenazante y hegemónico trató de poner condiciones a la continuidad de las relaciones bilaterales, ofendió al pueblo cubano, al sistema político libremente escogido y a sus líderes históricos. Acudió al viejo libreto de los derechos humanos como pretexto para exigir concesiones a la Isla, fórmula fracasada por injerencista e irrespetuosa a lo largo de los últimos 60 años.

El viceasesor de seguridad nacional de la administración de Barack Obama, Ben Rhodes calificó que con la actuación de Trump “han devuelto las relaciones entre EE.UU. y Cuba a la prisión del pasado (…), ignorando las voces del pueblo cubano y la mayoría de los estadounidenses simplemente para recompensar a un menguante grupo político de EE.UU.”.

Rhodes argumentó que la decisión de Trump de restringir algunos viajes de estadounidenses a la Isla y las transacciones del Ejército cubano equivale a regresar a “una mentalidad de Guerra Fría que fracasó trágicamente (…) El anuncio de Trump es la última bocanada ilógica de una cepa de la política estadounidense que tiene un historial de fracaso de 50 años de duración, y que se equivoca al asumir que podemos controlar lo que ocurre en Cuba”, afirmó el exfuncionario.

Pese a los rumores y filtraciones de las últimas jornadas sobre la decisión de cambiar la política, el show de este viernes genera una mezcla de decepción, denuncia e indignación de Miami a Washington; en el viejo continente; en América Latina, en todos los puntos cardinales, y en Cuba el pueblo alza su voz, como lo ha hecho siempre para rechazar el agravio y patentizar su respaldo a la Revolución, a sus dirigentes, a la soberanía, la independencia y a las conquistas sagradas del socialismo, contra las que se han estrellado las bravuconerías de quienes han apostado a la intimidación y las amenazas.

Los líderes de la Revolución han reiterado a lo largo de la historia la disposición a sostener con el gobierno de los EE.UU. un diálogo respetuoso, basado en la igualdad soberana, para tratar los más diversos temas de forma recíproca, sin menoscabo a la independencia y la autodeterminación de nuestro pueblo, y sin renunciar a uno solo de nuestros principios. Así se empezó a construir el puente que súbitamente, Trump se propone destruir.

No me sorprende lo que pueda decir #Trump respecto a #Cuba. #CubaEsNuestra

#CubaUS En las Obras Completas de ese patriota universal José Martí, leí: “En Cuba son más los montes que los abismos: más los que aman que los que odian; más los de campo claro que los de encrucijada; más la grandeza que la ralea.” . Allá por el estercolero se revuelven los más acérrimos e intentan nadar contra corriente, no los menciono, no hace falta, ustedes conocen bien  a quienes azuzan y mal asesoran al norteño presidente, sin avizorar que solo es factor de tiempo para que cambien de una vez sus malsanas intenciones, mientras, acá, en #Cuba se sigue haciendo #Patria, #CubaEsNuestra

Origen: No me sorprende lo que pueda decir #Trump respecto a #Cuba. #CubaEsNuestra