De erotismo notable y carente de componentes perversos: “Y te cuento”

Tenías el rostro tranquilo, feliz y henchido de placer, en medio de la noche y su silencio, la penúltima del año y del sueño tremendo al que asistí, para llevarte, y te cuento.

Sin saber cómo quedé allí, bebiéndome el aire de tu piel, tibia y fresca, con la nariz pegada a la antrepierna y mis labios besados a la braga.

Supe luego que anduve con mis manos tus espacios y palpé con la mejilla tu pecho para sentir tu corazoncito agitado, pues ya toda toda te había amado.

De tu lado al mío te vas y apenas me repongo de la calma, siento en el regazo y a horcajadas que acercas tu braga, tanto, que me despiertas las ansias.

Me dispongo al asiento para sostenerte, te llevo a tus espaldas, vuelven tus piernas a mis extremos, y quedo, en el aroma de tus senos, para besarte el alma.

Cargo con mis manos tus caderas para suavemente descender, hasta subir y emerger, y no soportas más allá –estremeces–, y me llevas sobre ti, que hierves la calma que recuerdo.

Entonces supe cómo quedé allí con la nariz en la entrepierna y mis labios besados a la piel tibia y fresca que me convida, mientras un rayo de luz anuncia que amanece, luego de una noche lúdica y encendida, para invitarnos a despedir el año que termina.

NOTA DEL AUTOR: Lo anterior: “Y te cuento”, no es más que un adelanto de mi próximo poemario: “Alma de mi alma”: concebido para no crear conflictos ni chantajes emocionales, sino para aportar al imaginario natural de quienes ven ello refugio de insatisfacciones, o la satisfacción misma de recrear en la poesía lo vivido, o lo que está por vivir; experiencias que luego se convertirán en fortalezas para sí y para todas y todos los que, sin proponérselo, han sincerizado en ella el reflejo de su andar por la vida, esa que van edificando a la par de sus sueños y las realidades que afrontan desde la espiritualidad, cuando son sorprendidos por el amor, la amistad y el acompañamiento mutuo, o simplemente, por el alma propia, que siempre ha de estar, ahí, en ti, dispuesta a la consulta y la reflexión… Un abrazo. Daniel Guerra.
Anuncios

2 thoughts on “De erotismo notable y carente de componentes perversos: “Y te cuento”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s