Harold Cárdenas: El “nuevo revolucionario” confeso.

Daniel Guerra: “Las injurias no se dejan nunca por el aire…. Lastimo del que a ultranza sosiega para adversar pareceres. Suficiente claridad de pensamiento Lagarde, vuestra razón tiene deber de emplearse por respeto a sí y al mundo en su tarea fuerte y creadora. Bien sabemos que importa uncir con bravura continua y activa, no de otros que urgen trompetas para vocear lo que desde algún solio les inculcan, para contaminar los proyectos y las causas justas enrareciendo el ambiente e en intento solapado de encallar al decoro y procurar sacar ilesa a la intriga”.

Por M. H. Lagarde

Todo parece indicar que Harold Cárdenas es un verdadero “nuevo revolucionario”. Por lo menos así lo ha reconocido si tenemos en cuenta las reacciones que han provocado, en el pupilo de la Universidad de Columbia, la publicación de mi brevísimo post: Los “nuevos revolucionarios” de la internet en Cuba, en el que, por cierto, ni él ni el blog que edita, nunca fueron mencionados.

Veámos:

En mi texto dije:  “Los nuevos revolucionarios presentan como su principal credencial de revolucionarios estar en contra del bloqueo de Estados Unidos contra Cuba, como si esa posición no fuera desde hace mucho, en Washington, parte esencial del plan B para acabar con la revolución cubana”.

En un comentario publicado por Cárdenas, asegura: “Orgulloso de estar en Columbia y Estados Unidos, porque apoyo a la Solidaridad con Cuba y hago más en NY contra el bloqueo que la propaganda de estos señores que solo convencen a los convencidos”.

Bloqueo, bloqueo… de ahí no sale. Al parecer la palabra imperio siempre se le bloquea en la garganta. Debe ser demasiada totalitaria de acuerdo a su concepción de “Socialismo”.

Yo afirmé: “Los nuevos revolucionarios se la pasan diciendo que no les dejan insertar sus nuevas ideas revolucionarias en la prensa estatal pero al mismo tiempo repiten hasta el cansancio que la prensa oficial es aburrida, siempre dice lo mismo y por tanto nadie la lee”.

Y en el citado comentario el nuevo revolucionario se queja: “El hecho de que después de varios artículos debatiendo la dicotomía “ser o no ser” hayan publicado el texto de Lagarde en Granma, es un ejemplo más del uso del poder en lugar de la razón cuando ocurre un debate”.

Yo apunté: “Los nuevos revolucionarios son también expertos en historia de Cuba y por eso ocultan que Julio Antonio Mella era un seguidor de las ideas de Martí y fundador del Partido Comunista de Cuba y lo convierten en un rebelde sin causa, una suerte de James Dean”.

En un post publicado en La Joven Cuba, Harold Cárdenas afirma: “Si hubiera que enumerar la herejía dentro del movimiento comunista cubano habría que empezar por la expulsión de Julio Antonio Mella”.

Por lo menos nos enteramos que Mella, según él, sí tenía una causa, la de ser hereje del PCC y no un hereje del gobierno títere de Gerardo Machado -subordinado hasta los tuétanos al imperialismo norteamericano de la época-, que lo mandó a asesinar en México.

Escribí: “Los nuevos revolucionarios juran y perjuran que no son asalariados del pensamiento oficial, pero aceptan becas en universidades de Estados Unidos o reciben cursos de periodismo en Holanda donde seguro les enseñan a defender el Socialismo en Cuba”.

Cárdenas, por su parte, hace pública: “su carta de beca de estudios en Columbia, y mi beca en la residencia donde vivo (esta última la he recibido en dos ocasiones), como esto no es suficiente tuve que trabajar desde el primer día en NY. No tengo carnet de trabajador en Columbia pero si llaman a la rectoría a la oficina del Provost John Coatsworth, ellos pueden atestiguar que soy su Ayudante de Investigación”.

¿Se tratará de un nuevo programa de estudio para homeless?

Señalé: “Los nuevos revolucionarios, críticos acérrimos del centralismo estatal, nunca crítican directamente al gobierno, sus blancos preferidos son la prensa…”

Y Cárdenas confirma: “La crisis de mediana edad que tienen Iroel y Lagarde los ha lanzado contra mí con furia”

Pero ahí no termina el asunto. Además de ser un “nuevo revolucionario” confeso, Harold Cárdenas acusa a los culpables de todo esto, Iroel y yo, de haber lanzado no sé cuántas mentiras en su contra. Yo, por lo menos es primera vez que menciono su nombre en un post porque, simplemente, nunca me ha gustado hacerle el juego a los divisionistas que se dedican, con argucias de los tiempos de la Malinche, a poner a pelear a los “indios” entre sí.

Supongo que las “mentiras” a las que hace referencia tengan que ver con unos comentarios publicados en Facebook no precisamente por Iroel ni por mí.

Uno de ellos dice:

“No son pocos los puntos de contacto del becario de la high school norteamericana con la derecha internacional, por ejemplo en el 2015 y 2016 participó en Los Diálogos Atlánticos, auspiciados por el Fondo Marshall Alemán de los EE.UU. La divisa de los eventos ” Cambio de mapas mentales. Entre los temas tratados El Desafío Populista, presentado por Jorge Castañeda Gutman, ministro de relaciones exteriores de México durante la presidencia de Vicente Fox, de reconocidas posiciones de derecha, agente CIA, traidor de la izquierda latinoamericana”.

“No olvidemos que Hugo Chávez, Rafael Correa y Evo Morales, entre otros presidentes dignos que ha tenido América Latina han sido catalogados de populista por EE.UU. y sus aliados.¿Le interesa al hoy ofendido “revolucionario” frenar el desarrollo de gobiernos que defienden los intereses de los oprimidos y excluidos? Si no es así, ¿A qué fue a esas reuniones?” 

Y en otro, el mismo comentarista afirma:

“Recibía 600 a veces hasta 700 euros mensuales de los holandeses por su trabajo en el Toque, plataforma subversiva que trabaja contra Cuba, no necesito explicar. Él sabe que tuvo que reconocerlo. Asalariado de los enemigos de la patria eso sí es una deshonra y una ignominia”.

Es probable que los comentarios citados arriba hayan sido tratados en extenso en, según él: “un blog que no nombraré”.

¿Pero qué aprende este “jovencito” en Columbia además de igualar a Stalin con los líderes de la Revolucion Cubana? ¿Qué más puede decir el blog que Harold Cárdenas no quiere mencionar?

Sus maestros en EE.UU. deben haberle enseñado que, en el mundo de la supercomunicación y las redes sociales, más temprano que tarde, todo se sabe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s