Para que el tiempo apremie la reflexión: “Cavila primero”

Sin mostrarte escurridiza, mejor di no ante la duda de lo que perjudicarte pudiera, excelente no ser permisiva de los quebrantos y, si aparece Cavila primerola coacción o de monsergas te asaltan, sé tenaz al obstinado, y convence como puedas.

Llénate de excusas y sórdidos argumentos, para que el tiempo apremie la reflexión en la dilación de las contestaciones decisivas y, por mejor, cavila primero las emociones, para que te evites los impulsos y las presiones.

Una y otra vez, sin dejar dudas, ni lugar a ellas, decidirás y dirás lo conveniente para ti, con manifiesta solidez y seguridad de sí, a sabiendas de reiterar, si necesario fuera, con maestría y habilidad determinante.

Cavila primero y verás resurgir el respeto a ti misma, e imponer voluntades ante lo que de tu agrado no es; contrario será vedar cotidianidades y, por ello, mejor ofrenda con grandeza alegre de espíritu entusiasta, en lugar de ajenos aluviones en tus rocíos permitir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s