Así y solo así

El saber de la salud física o espiritual proporciona satisfacción cuando todo va bien, mas lo contrario nos sorprende la quietud, y todo parece el fin, porque poco es nada y es poco, bajo el lamento con que se emprende en lo adelante.

Ya no andas con el mismo arrojo de entonces, estimas la suerte, no por lanzarla al saquillo, sino de pasaje hondo, abatida, espinosa y baldía, pero caminarás serena, confiando en el remedio porque sabrás resurgir de ese ardor que se sufre.

Abrigarás las nuevas emociones que sientes llegar, de buenas y seguras ideas que han de obrar, buscando relación placentera a tus alarmas con la sana intención de la salud entera restaurar, bien lo sabes, en la incertidumbre es posible intentar.

Es viable sanar siempre y cuando aportes de ti, menos del conflicto que genera, el desasosiego, y así, evitar laceraciones más profundas, que lastiman al valor de darte animosidad que traza sin desaparecer, cuando intentas con franqueza y amor, que pueda haber.

Las contrariedades de los sentimientos que embargan no hacen sino complicarte, al no tener claridad, de que disipas de tus galas frecuentes, qué es vivir, haciéndote infeliz al no intentar frenar la depresión, y el fracaso de las diligencias que has de emprender.

Seguro estoy y estarás en el realismo de esa visión, que así y solo así se podrán sus peligros advertir para que florezcan con mejor perspectiva y claridad, y desaparezca la incertidumbre en la adversidad.

13886370_845546572242819_2016488901165999693_n

Mi poemario: “De madrugada”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s